ROBERT GLASPER

Conocido en todo el mundo por su capacidad para combinar los sonidos del jazz y el hip-hop, el pianista Robert Glasper se define como “un músico de jazz al que le gustan muchas cosas, y no sólo el jazz”. Nació en 1978 en Houston (Estados Unidos) y alentado por su madre, cantante profesional de jazz y blues, comenzó a tocar el piano en las iglesias mezclando influencias del gospel, blues y jazz. Estudió en la New School for Jazz and Contemporary Music de Nueva York y comenzó a trabajar con artistas de jazz, R&B y hip-hop como Mos Def, Q-Tip, Kanye West, Erykah Badu, Jay-Z o Meshell Ndegeoncello. En 2003 publicó su primer álbum “Mood”, en 2005 lanzó “Canvas”, el primero con el sello Blue Note, y dos años después “In My Element”, con revisiones de Herbie Hancock y citas de Duke Ellington. Nominado al Grammy a la Mejor Grabación Urbana-Altermativa, en 2009 llegó Double-Booked con algunas influencias funk y spoken word a cargo de Bilal y Mos Def. Glasper ha actuado en grandes festivales liderando RCDC Experiment con Derrick Hodge (bajo), Chris Dave (batería) y Casey Benjamin (saxo). Su último álbum con Blue Note, “Black Radio”, ha debutado en el nº15 de la lista Billboard 200 y ya se ha publicado en España.

RICHARD BONA

El vocalista, bajista, multi­instrumentista y compositor, Richard Bona nació en 1967 en Minta, una pequeña localidad del Camerún oriental. Comenzó con tan solo 4 años tocando el balafón , un instrumento idiófono de teclado de madera, con resonadores de calabaza, que produce sonido al golpear unas barras afinadas de madera béné, con dos mazos acolchonados. Desde muy pequeño ya actuaba en la iglesia local, donde rápidamente se convirtió en una pequeña leyenda. A los 22 años deja África para vivir en Paris, para finalmente instalarse en New York en 1995 donde reside actualmente. Desde que Joe Zawinul lo descubriera en 1992 mientras tocaba en un club de Paris, Bona ha trabajado con los más importantes músicos de la escena neoyorquina como Mike Stern, Chick Corea, Bobby McFerrin, Branford Marsalis o Pat Metheny, abarcando una amplísima variedad de registros estilísticos, que van desde el jazz hasta el funk o el pop. Su talento queda patente tanto como solista, con presentaciones con la Jaco Pastorius Big Band, como con otros artistas. Tiene una breve pero intensa discografía. En 1997, se impuso rápidamente con su exquisito primer album “Scenes from my life”. Los siguientes discos, “Munia” (2003), “African Tale” (2005), “Tiki” (2006) y “The ten Shades of Blues” (2009), terminan de encumbrar su estilo propio como un músico y compositor diferente y refinado. Las letras de sus canciones, que interpreta en su lengua natal, el douala (aunque también canta en ocasiones en francés e inglés) narran sus propias experiencias con una clara connotación universal.

MARCUS MILLER

Nacido en Brooklyn (New York) en 1959, Marcus Miller se educó en el seno de una gran familia musical, dado que su padre era organista en la iglesia y director del coro. Con 13 años tocaba con habilidad el clarinete, el piano y el bajo, y daba sus primeros pasos en la composición. Se inclinó por el bajo eléctrico y antes de la mayoría de edad ya tocaba regularmente el bajo en los clubs de Nueva York en varios grupos. En la Gran Manzana fue muy solicitado como músico de sesión en los estudios de grabación trabajando con Aretha Franklin, Roberta Flack, Grover Washington Jr., Bob James y David Sanborn, entre algunos otros. En 1981 se unió a la banda del que era su ídolo desde la infancia, el trompetista Miles Davis, con quién permaneció dos años. Marcus alternaba la producción discográfica con las actuaciones en directo con diferentes artistas y con The Jamaica Boys, banda de R&B que co­lideró un par de años. Con David Sanborn comenzó en 1980 una estrecha colaboración que se tradujo en tres albumes de gran éxito y dos grammys. En 1986 volvió a colaborar con Miles Davis, produciéndole el extraordinario álbum “Tutu”. Tras años como productor y músico de sesión, su primer álbum a su nombre no tuvo muy buena acogida, aunque si la tuvo “Tales”, un paisaje colorista de la evolución de la música negra. En 1997 publicó para GRP el extraordinario directo “Live And More” y en la entrada del tercer milenio, sacó a la luz su álbum «M2». En los últimos años, Miller ha destacado como compositor de bandas sonoras de cine, trabajando con Spike Lee o Eddie Murphy entre otros. En la actualidad continua acercandonos a la música de jazz a través de los sorprendentes sonidos de su bajo eléctrico.

Más información

CARMEN SOUZA

Carmen Souza (Lisboa, 1981) sacudió la escena musical lusa cuando a principios del nuevo milenio empezó a cantar en los clubes de jazz de la capital portuguesa. La música de esta cantante de origen caboverdiano por sus padres tiene toques de Ella Fitzgerald, Billie Holiday o Nina Simone, sin llegar a recordarnos plenamente a ninguna gracias a su propia impronta tras asimilar y transformar estas y otras influencias con su propio vocabulario. El resultado es una voz rica en matices, que mezcla a capricho ritmos criollos de Cabo Verde con el jazz norteamericano. Su voz no es un simple soplo melódico, sino un instrumento de viento o de cuerdas vocales, que dispone a su voluntad según encarte. Tras el cóctel de ritmos de “Kachupada” (2012), en el que mezclaba magistralmente elementos del jazz
contemporáneo y la música afro­latina, en 2014 sacó “Live at Lagny Jazz Festival”, en el que la cantante pasa por su personal filtro standards míticos. Entre otros galardones, Carmen fue seleccionada entre las “31 Best Jazz singers 2013” por el Music Jazz Critics Poll NPR (Radio Nacional Pública de EEUU) y recibió el premio a Mejor Voz femenina 2013 en los Cabo Verde Music Awards. En octubre de 2015 lanzará “Epistola”, su nuevo trabajo compuesto y co­producido junto a Theo Pascal, una increible carta sonora dirigida a todo aquel que quiera recibirla.

Telonero: Antonio Lizana